Consejos para decidir carrera universitaria

¿Cómo decidir qué carrera estudiar? 6 consejos que te ayudarán a elegir

En el momento en el que decidimos que carrera estudiar transitamos por una de las decisiones más trascendentales y si se quiere más complejas de la vida. ¿Qué carrera estudiar? Es una pregunta muy común entre los jóvenes que aspiran iniciarse en una carrera universitaria o técnica que vaya a formar parte en un futuro de sus vidas.

Esta pregunta puede crear un alto grado de ansiedad e incertidumbre en la juventud aspirante; y con razón, porque es que se trata de una pregunta que implica una decisión realmente trascendental – quizás la decisión más importante que un joven tomará en su vida profesional.

Algunos jóvenes tienen la venia de la vocación. De hecho, se pasan años anhelando el momento de llegar a la universidad y estudiar eso que siempre han soñado. Pero lo cierto, es que son contados. En la mayoría de los casos, hay mucha expectativa y emoción, pero también algo de temor al preguntarse ¿cómo decidir qué carrera estudiar? Si ese es tu caso, en este artículo podrás aprender 6 aspectos fundamentales a la hora de elegir acertadamente tu carrera.

¿Por qué es tan importante elegir bien?

Lo cierto es que un joven o una chica que tiene toda la vida por delante, podría pensar que su elección no es tan importante. Pero los datos estadísticos y las pruebas científicas confirman lo contrario. Seligman, reconocido precursor de la sicología positiva menciona que la elección de la carrera está entre las 3 decisiones más influyentes en la “auténtica felicidad”, equiparable incluso, ante la decisión de contraer matrimonio.

Asimismo, Ken Robinson, en su libro: “El elemento” nos recuerda que: descubrir tu pasión, lo cambia todo. Por el contrario, al estudiar una carrera que no va con nosotros, nos encaminamos a ser profesionales mediocres.

De acuerdo con Larry Smith (Profesor de Economía de la Universidad de Waterloo, Canadá), esta decisión debe ir orientada hacia lo que realmente le apasiona al joven o a la joven aspirante. Se trata de una decisión que debe ir orientada a hacia “su gran amor”, a lo que represente la expresión más alta de su talento, de sus verdaderas fortalezas, aquellas que residen en lo más profundo de su ser. Para conseguirlo el Profesor Smith recomienda poner especial atención en aquello que verdaderamente el joven o la joven aspirante desea, aunque parezca inalcanzable.

Estudios del Centro del Centro de Investigaciones Psicológicas de la Universidad de Los Andes, revelan la importancia que un joven aspirante tenga claro cuál es su verdadera vocación al momento de realizar la escogencia de su carrera universitaria, técnica, o cualquier tipo de oficio que vaya a formar parte de su proyecto futuro de vida. Esta claridad en la vocación es necesaria porque nos referimos a que el joven decidirá la actividad a la cual le dedicará su vida, la actividad en la cual pretende labrarse un futuro y sostener una familia con satisfacción y felicidad.

6 consejos prácticos que puedes ayudarte a elegir adecuadamente tu carrera universitaria

1. “Tú carrera no es un legado, no se hereda, ni se toma prestado”

Con este verso, se hace la reflexión a una verdad fundamental, la carrera no se hereda. Si la tradición de tu familia ha gestado una generación de médicos ilustres, pero la medicina no es lo tuyo, deberías ser sincero contigo mismo y con los demás.

Es normal que haya ciertas esperanzas de los padres y otros familiares sobre ti, pero estas no te obligan a elegir por mero sentimentalismo. ¿Comprendes que tus probabilidades de éxito son más bajas mientras menos afinidad tengas con la carrera elegida? Y más importante aún, ¿comprendes que, si terminas con éxito tu carrera, esta se convertirá en tu profesión? es decir, que pasarás toda tu vida haciendo algo que no te encanta.

En este asunto, debes ser sincero y asertivo. En la mayoría de las culturas existe el derecho a elegir, pero siempre está la tentación de complacer a otros y el peligro del autoengaño. Por supuesto, tu entorno siempre influirá. De hecho, Investigadores de la Universidad de Yale encontraron que factores externos relacionados con el medio en el que se desarrolla el estudiante y conformados por determinadas estructuras sociales, económicas y culturales, pueden resultar determinantes a la hora de escoger una carrera universitaria o técnica. Entre estos factores se encuentran la familia, las amistades, la oferta educativa, la duración de los estudios, los mitos o estereotipos profesionales y las posibilidades de salida laboral, constituyen el complejo escenario desde el cual el aspirante se posiciona a la hora de enfrentar la elección de su carrera.

2. Cuidado con eso de dejarte llevar por tu corazón

Eso de que el corazón tiene la razón y te ayuda a tomar decisiones correctas es una idea muy bonita, pero errónea. La realidad es que este tipo de decisiones deben tomarse con cabeza fría. Ahora bien, está probado que hay un sexto sentido que ayuda a la hora de tomar decisiones, y puede ser lo que algunos confunden con el corazón. Este sentido es: la intuición.

La intuición, como menciona Eduardo Punset, ha sido menospreciada por la educación formal, pero es un grave error. ¿Recuerda alguna ocasión que algo te decía que no hicieras esto o aquello y al final era la decisión correcta? -Bueno, esa es la intuición en acción.

Este sexto sentido es especialmente útil cuando tienes que elegir entre varias opciones, pero ten cuidado; este sentido es muy útil para descartar, no para decidir de forma definitiva. Entendiendo esto, luego de que has descartado ciertas opciones, eventualmente te quedarán dos o más ¿cómo elegir la carrera correcta si me gustan ambas? Veamos el siguiente consejo.

3. Sopesa detalladamente los pros y los contras de cada elección

Haz una lista a conciencia. Por ejemplo, si quieres estudiar biología marina, pero no hay océano en tu país y tus medios económicos no son los más óptimos, sería algo soñador mantener esa primera opción. Pero no tienes porqué renunciar a tu sueño. Al contrario, una decisión acertada sería estudiar Biología. Después de licenciarte como el mejor en tu clase, conseguirás una beca, una especialización o un trabajo que te permita aprender esa rama que siempre quisiste.

Has de ser equilibrado. Perseguir tus metas de manera realista. Entendiendo que, aunque tengas la vista en el cielo, los pies deben estar sobre la tierra. Pero, ojo, no debes ser demasiado pesimista. La lista de ventajas y desventajas te permitirá hacer una comparación crítica de “tú mejor opción” entendiendo que tu panorama estará dibujado según lo que tú eres sumado a tus circunstancias personales.

4. No te limites

Vivimos en un mundo donde se han roto todos los paradigmas. No te limites, explora al máximo tu potencial y piensa cómo hacer para que tú elección sirva de impulso para tu crecimiento personal.

En este apartado cabe destacar dos motivaciones frecuentes, que son desequilibradas y llevan a la desilusión:

  1. El soñador o soñadora que cree que su carrera será un cuento de hadas. Las listas de desertores del primer año de universidad están llenas de chicos que chocaron contra la realidad y salieron desilusionados de ella.
  2. El escéptico que piensa que una carrera es solo un medio para ganar mucho dinero. La realidad es que la lista Forbes de los más ricos del mundo están minadas de personas cuyas profesiones son uy dispares. Ganar dinero es una motivación realista para estudiar, pero no debe ser el motor de tu elección, porque el resultado será el mismo que el de los ilusos.

5. Explórate, conócete y acéptate

El mundo de hoy es pluripolar. Si la danza es tu mayor pasión, piensa cómo convertir ese talento en una profesión respetable y rentable. Claro, en este punto deberíamos combinar las pasiones y preferencias con nuestros talentos verdaderos.

Te sorprenderá saber que muchos descubren su vocación a mitad de una carrera equivocada, o incluso, en etapas posteriores de su vida. Lo que sucede es que, en su momento, no tuvieron la guía correcta.

Existen diversos test vocacionales, tanto offline como online. Anímate, haz cuantos puedas y conócete a ti mismo. Sé lo más sincer@ posible en las respuestas y así podrás tener una idea de tus afinidades y aptitudes.

Si sientes que no tienes grandes talentos, acéptate. Quiérete como eres. Estamos en la época de los baby Einstein, todos quieren ser niños genios, pero lo cierto es que la sociedad no necesita que tu coeficiente intelectual sea el más alto del mundo. Si descubres en lo que eres bueno, lo demás, es lo de menos.

Hay al menos siete tipos de inteligencia ¿sabes en cuál eres más sobresaliente? ¿Te imaginas a Lionel Messi lamentándose por no ser bueno en lengua o matemáticas? Puedes soltar el peso de tener que ser un genio o ser famoso o ser rico. La motivación final de todo ser humano es tener éxito y ser feliz, y eso dependerá de tus propias pretensiones.

Para conseguir tu verdadera vocación te recomendamos hacerte dos preguntas¿para qué creo yo que soy bueno o buena y, por tanto, puedo desempeñarme con éxito, y qué es lo que me interesa, en términos personales, hacer en mi vida futura?”. La balanza siempre debe llevarte hacia lo que realmente te interesa en términos personales, aquello que realmente te hace feliz; recuerda que tener aptitud hacia una actividad específica (destreza-capacidad) no determina que se tiene vocación para ello.

6. Vive en tu propio elemento

La elección vocacional es también una expresión de la personalidad, que se relaciona con la identidad del estudiante y depende del reconocimiento realista de las propias habilidades e intereses. La identificación de los gustos personales, así como de las aptitudes o capacidades potenciales para desempeñarse en un ámbito determinado, es un proceso de indagación interna que resulta fundamental en el momento de la elección. Para conseguir la vocación la recomendación es entonces preguntarte por esa pasión, por ese gran amor, sólo contestando en profundidad y con sinceridad esa pregunta conseguirás tu verdadera orientación personal.

Estos 6 consejos prácticos te ayudarán a sopesar la decisión sobre ¿cómo elegir qué carrera estudiar? Pero recuerda que son solo eso, consejos. Tú eres quien debe decidir de manera concienzuda cuál será tu profesión. Recuerda, es un privilegio tener libertad de elegir, usa bien ese regalo.

Algunas reflexiones finales sobre la orientación vocacional

Es recomendable transitar un proceso de orientación vocacional, este proceso no surge de manera espontánea, sino que se desarrolla en el tiempo y puede ser motorizado por los padres, madres y representantes, colegios, liceos, institutos privados, y otros espacios de orientación vocacional. Es importante que el joven se tome su tiempo para desarrollar y reflexionar sobre este importante asunto.

Resultados provenientes de diversos centros de investigaciones psicológicas revelan la necesidad que tienen los jóvenes de contar con espacios educativos que les permitan conocer y desarrollar una visión a futuro, ya que aparte de carencias específicas a nivel de conocimientos, los alumnos exhiben falta de motivación, pues desconocen las fortalezas o debilidades que les lleve a la toma de decisiones.

Este proceso de orientación, más que una rutina de detección de aptitudes, debe ser un proceso donde el joven pueda darle sentido a su vida y así evitar que caiga en la mediocridad. La orientación vocacional debe posibilitar al estudiante a interactuar con las características propias y las del horizonte profesional, por lo que el orientador tiene la responsabilidad no sólo de ubicar un área específica para el estudiante, sino de capacitarlo para que maneje con instrumentos eficientes, un mundo interno y profesional cada día más cambiante y complejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *