Consejos para eliminar el estrés

¿Tienes estrés? 10 Consejos útiles para eliminar el estrés de tu vida

En este artículo hablaremos de algunas formas de manejar el estrés que te ayudarán a sacar el máximo provecho a tu tiempo, si sacrificar tu bienestar.

El mundo en que vivimos es cada vez más competitivo. Se exige más de nosotros, tanto en el ámbito académico como en el laboral. A veces, para poder estar a la altura de todos los compromisos y en el afán de ser los mejores, comprometemos un activo muy preciado: nuestra salud. Por eso, 

El estrés puede considerarse o definirse como una reacción del cuerpo, a nivel fisiológico, donde se ven involucrados varios mecanismos de defensa. La finalidad, es poder afrontar una situación que ha llegado a ser percibida como una amenaza, o de mucha más demanda que la acostumbrada. También, puede expresarse como la forma en que el cuerpo reacciona a cierto desafío. La mayoría del estrés causado se percibe como negativo para el cuerpo.

Ahora bien, existe un tipo de estrés, conocido como Eustrés o estrés positivo que se desarrolla para resolver situaciones que requieren más esfuerzo, durante un período corto de tiempo. Por otra parte, el Distrés o estrés negativo, es el que supera la capacidad del cuerpo de volver al equilibrio, causando fatiga, ansiedad, irritabilidad e ira. También puede causar el agotamiento de las fuerzas físicas.

Síntomas del estrés

En la mayoría de los casos, los síntomas del estrés no son fácilmente identificables. La razón de esto, es que son tan normales, que no podemos identificar las causas específicas. Por ejemplo, algunos de estos síntomas pueden ser diarrea o estreñimiento, dolores de cabeza, falta de energía o concentración, cansancio excesivo, problemas sexuales, entre otros. Entonces, las señales de alarma de el estés sobre nuestro puede enmascararse con otras dolencias o pasar desapercibidas por años, hasta que el organismo sufre un colapso.

Causas del estrés

En realidad, son muchas y muy diversas las causas que podemos tener para sufrir estrés. El trabajo y la educación son solo dos de estas. Aunque tal vez sean las más comunes. Esto se debe a lo que comentamos al principio. Se nos exige cada día para convertirnos en superhumanos, y a veces, esos niveles de exigencia vienen de nosotros mismos, de las ansias de perfección.

Estudiar una carrera demandante, o conseguir un trabajo exigente y bien remunerado, son algunas de las principales metas del día de hoy. Sin embargo, la búsqueda incansable por triunfar en estos medios, puede ser tan severa, que el estrés se acumula por montones. Al final terminamos tergiversando el sentido del verdadero éxito y vamos por la vida jadeando en plena carrera, perpetuamente insatisfechos.

¿Sientes que al día le faltan horas? Ten cuidado, ese es uno de los primeros síntomas de estrés.

¿Cómo combatir el estrés por los estudios y en el trabajo?

Con las carreras más demandantes, o incluso a nivel de preparatoria, es importante aprender a manejar el estrés antes de que este se salga de control. También en el trabajo, las situaciones que nos causan estrés irán acumulándose, a menos que aprendamos a controlarlas.

La mejor técnica contra el estrés es ser razonables y una adecuada gestión del tiempo

¿Alguna vez has estado en el tráfico sudando, contando los minutos y pasando rabietas? Esa es una actitud tonta, pero común. Lo cierto es que igual no vamos a adelantar en un atasco de tráfico por mucho que lo deseemos. Entender la diferencia entre las cosas que podemos cambiar y las que no, es el primer paso para ser razonables.

Después, hacer una adecuada gestión del tiempo incluye ser previsivos. Calcular el tiempo que tardamos movilizándonos de un lugar a otro. Priorizar adecuadamente las actividades y no dejar que lo urgente desplace o importante.

Debe haber alguna actividad que te consume tiempo de la que puedas extraer unos cuantos minutos cada día. Además, para evitar los efectos dañinos del estrés deberíamos disfrutar nuestro trabajo y valorar lo más importante. ¿Qué te importa más, el conocimiento o las calificaciones? ¿hacer un buen trabajo o ganar un ascenso?

Respeta los momentos sagrados

La hora de comer, el momento de despertar y unos minutos antes de dormir son momentos sagrados en los que deberíamos concentrarnos en cosas positivas, ocuparnos en agradecer y relajarnos. Claro, no todas las comidas pueden ser en plena paz y en familia debido a nuestros ritmos de vida, pero, al menos una comida diaria, debería hacerse lentamente, disfrutando del momento, y de ser posible, junto a la familia.

No postergar los trabajos

Una forma práctica de hacerlo, es no dejar que se acumule el trabajo. Dejar para otro día las actividades que podemos realizar hoy, es una fuente común de estrés. ¿Por qué? La razón es simple, luego se acumulará mucho más trabajo del que podremos manejar. Tendremos que quedarnos muchas horas dedicados al trabajo, e incluso dejar de dormir, para poder cumplir con alguna asignación. Por eso, resolver los asuntos el mismo día, evitará que se acumule el estrés en el futuro.

No tener distracciones en momentos inoportunos

Las distracciones innecesarias nos hacen perder mucho tiempo y nos impiden terminar nuestras asignaciones a tiempo. Por eso, debemos aprender a identificar las cosas más importantes, y descartar las que no lo son.

Levantarse bien temprano

Aprovechar las horas de la mañana es fundamental para poder cumplir con el trabajo y los estudios. Eso nos permitirá trabajar con la mente fresca, y así, podremos resolver mejor los problemas que se presenten.

Tomar descansos oportunos

Descansar es una parte clave para combatir el estrés. Si tenemos la costumbre de comer mientras trabajamos o mientras estudiamos, pues lo mejor es dejar de hacerlo. Esta costumbre incrementa los niveles de estrés, porque no permite al cerebro descansar de la presión que ejerce el problema que tratamos de resolver. Para un momento, tomar un descanso, comer fuera del escritorio o del lugar de estudio, te ayudará considerablemente a combatir el estrés.

Hacer ejercicio

Mantener una rutina de ejercicio, como ir al gimnasio o correr, ayuda a liberar el estrés acumulado. En esos momentos nos relajamos y dejamos de preocuparnos en exceso. Esto puede ayudarnos a dejar los problemas en la oficina o en el lugar de estudios, en vez de llevarlos a casa. El ejercicio ayuda a liberar hormonas de la felicidad, que nos hacen sentir mejor de forma general, y estaremos más felices que antes de hacerlos.

Dedicar tiempo a las diversiones

Sin importar cuales sean nuestro gusto, dedicar tiempo a ello nos ayuda a combatir el estrés en el trabajo o los estudios. Estos momentos de relajación o diversión, son importantes para ayudarnos a liberar la mente de los pensamientos estresantes. Nos ayudan a «desconectarnos» de la situación. Bien sea leyendo, viendo una película, escuchando música, yendo a la playa, o cualquier otra actividad que sea de nuestro agrado, no podemos dejar de divertirnos y relajarnos con regularidad.

Las mascotas

Aunque no lo creas, las mascotas ayudan a liberar estrés. Algunos piensan que las mascotas están para que las contemplemos. Y para muchos, tener una mascota es una fuente inagotable de felicidad y relajación. Para nadie es un secreto que las mascotas llegan a estar ligadas sentimentalmente a nosotros.  Por eso, jugar con la mascota es una forma muy eficiente de liberar el estrés por los estudios y por el trabajo.

Dormir el tiempo necesario

La falta de sueño aumenta el estrés. Si el cerebro no descansa lo suficiente, su capacidad para resolver problemas se verá seriamente comprometida. Un sueño reparador, es una forma eficiente y efectiva de combatir el estrés. Claro, esto debe ser en su justa medida. Tampoco es recomendable excederse. Por lo general, bastará con unas 6 a 8 horas de sueño diarias para lograr un descanso adecuado del cerebro y el cuerpo.

Aunque sabemos que los estudios, bien sean universitarios, de postgrado, o de preparatoria, causan grandes cantidades de estrés, como también sucede con el trabajo, podemos controlarlo. Recordemos que la medida justa de estrés puede llegar a ser beneficiosa para nuestro cuerpo y mente, y ayudarnos a rendir al máximo. Sin embargo, el exceso de estrés causará el efecto contrario, pudiendo llegar a niveles fuera de control. Por eso, puedes seguir estos prácticos consejos que hemos dado. Verás como el estrés empieza a disminuir, y también, podrás constatar como mejora tu calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *