ESQUEMA TEÓRICO Del generador contrarrotatorio, PARTE 2

Energía eléctrica con ganancia o multiplicación positiva de energía

Se nos olvidaba contar, que al tener un rozamiento tan bajo, suministrando una intensidad suficiente a los electroimanes, el sistema rotaría a una frecuencia múltiplo de la de la corriente de entrada de la bobina interna. Si aumentamos la intensidad, mucho mas allá de la cifra necesaria para eliminar las fuerzas de rozamiento, tenemos que pensar que el sistema será ineficiente -no en el óptimo de ganancia-. De la misma forma ocurría si fuese menor. Por lo que recomendaríamos diseñar el sistema partiendo de la velocidad de rotación de cada rotor -velocidad angular igual, pero de sentido contrario-. Como nuestra tecnología no nos permitiría posiblemente construir el generador de potencia deseado con funcionamiento óptimo. Podemos aumentar la intensidad de corriente de los electroimanes mas allá, sin cambiar su frecuencia, para que induzcan mas campo magnético, y por tanto mas corriente, frenándolo de alguna forma para que no produzca vibraciones, y la función de corriente sea mas manejable..

Al aumentar la fuerza de atracción y repulsión, los rotores se moverían bruscamente, aumentaría la fuerza de repulsión, que se vería contrarrestada por la de atracción de la bobina siguiente, pero el rotor seguiría girando a la misma frecuencia, salvo que por la inercia, seamos capaces de sobrepasar estas fuerzas, y perder la sincronía. Entonces podemos aumentar la intensidad de los electroimanes, para aumentar la intensidad del campo magnético. EL sistema no está optimizado, por lo que funcionará a trompicones y se desaprovecha energía. Podríamos aumentar la de rozamiento para equilibrar el sistema, con el movimiento de otro artefacto, como uno los primeros modelos de generadores ilimitados rotatorios.

Si lo rotamos en el vacío, puede que sea necesario algún tipo de refrigeración de los elementos del sistema, como sumergiéndolos en aceite. También puede ser interesante que rotase en la atmósfera, o con algo de gas en su interior. La alimentación de los electroimanes, y la energía recolectada en las bobinas, podemos hacerla mediante escobillas, e incluso por inducción magnética. Inicialmente, debemos de situar los rotores en una posición un poco mas avanzada de la que se puede apreciar en la sección. Si nó, no podremos determinar la dirección del giro. -Los electroimanes de ambos rotores no deben de estar alineados en su arranque-

  • El Esquema, es genérico. Por ejemplo podemos añadir mas electroimanes al rotor interno, o quitárselos. Todo depende de la potencia que queramos generar. Es mas podríamos tener tantos electroimanes en una cara como en otra. con otra corriente desfasada casi 180. Las bobinas interna, tampoco tiene porqué tener esas holguras y secciones, pudiendo estar distribuidas de forma continua. Pero hay que tener cuidado con la inducción que pueden producir los electroimanes exteriores cuando los interiores no estén encima de esa bobina.
  •  Lo que tal vez mas les llame la atención, son los gráficos de voltaje.
    El primer gráfico de voltajes, supongo que lo habrán entendido. Pretende simular las funciones de corriente para que el sistema sea síncrono, basándose en la el nº de grados que recorre por unidad de tiempo. Por cierto, que podríamos describir al motor, como de engranaje magnético.
  • El segundo gráfico de voltaje, pretende representar el valor real del voltaje en el tiempo. Para este caso, los ciclos indicados en el gráfico azul del interno, representan el número de ciclos posibles al dar una vuelta completa de rotor. Que está deformado con respecto a los de los electroimanes exteriores por varias razones: 1º La frecuencia del electroimán interno, debe de abarcar las frecuencias de los dos grupos de electroimanes exteriores 2º Al tener perímetros de giro un poco diferentes, se introduce otra pequeña distorsión en amplitud. Al tener en realidad una frecuencia mucho mayor que la representada, las diferencias entre las corrientes e internas es insignificante.

La corriente del segundo grupo de bobinas -azul claro- está desfasado en casi 180º. Lo que le falta, es para ajustar el movimiento de los electroimanes, de tal forma la atracción siempre sea máxima. Al utilizar una frecuencia mucho mayor, la diferencia es insignificante. Advierta, que tenemos que tener en cuenta el movimiento del sistema para diseñar las funciones de corriente.

  • Las frecuencias, de las corrientes, no tienen porqué tener la misma amplitud. Y respecto a la corriente recolectada. Es de observar que en el modo óptimo del segundo modelo, doblamos la frecuencia de la corriente de entrada. Lo que es muy interesante. Cuanto mas grande sea el dispositivo, mejor rendimiento tendrá, en el sentido de que permitiría cambiar el valor de la corriente del electroimán dentro del recorrido de una bobina. Generando mas potencia que si no pudiese completar el ciclo. Y para eso, se necesita o una diámetro muy grande, o unos electroimanes estrechos, y bobinas anchas.

Ahora, que podríamos usar el motor para mover una cadena de imanes o electroimanes. En este último caso, procuraríamos aprovechar la corriente eléctrica de los electroimanes del motor, y solo aumentaría la resistencia eléctrica, pero no la impedancia, pues recordemos el circuito es resonante. Utilizando motores relativamente pequeños, podemos construir rotores proyectándonos desde los electroimanes, hasta conseguir un tamaño óptimo de bobina recolectora, que sea capaz de recoger el ciclo entero del electroimán, y con menos gravámenes estructurales y constructivos.

Como ocurrencia simpática. Con la tecnología necesaria, seríamos capaces de generar suficiente energía como para destruir un planeta, como la estrella de la muerte de la guerra de las galaxias. El diseño tiene un gran potencial bélico, pero afortunadamente cuanto mas pequeño es tiene menos potencia. Pero aún así …

Volvemos a la cuestión de cómo hacer un generador lo máximamente eficiente con nuestra tecnología. El modelo propuesto, puede adaptarse y modificarse infinitamente para hacer frente a las soluciones que se requiera plantear. Por de pronto, el sistema es modular, por lo que se pueden añadir tantos elementos y capas como se desée.

En el modelo 1 del generador contrarrotorio, las bobinas son fijas, pero podemos hacer que roten por medio de una transmisión. El motor realizado con electroimanes y dos corrientes desfasadas en 180º (2×2), puede tener una parte fija, rotando solo el rotor interior o el exterior. El rendimiento es inferior, pero el coste también es inferior. Podemos eliminar ejes físicos de rotación empleando levitación magnética, con electroimanes físicamente perpendiculares sin perder potencia del motor. Y todas las variaciones y aditamentos que se les ocurra.

Es evidente, que cuanto mas pequeños sean los imanes, mas potencia podremos generar con menos corriente. Y se debe, a que hay poco espacio entre los campos de los rotores opuestos, con lo que la fuerza de repulsión será mayor. Se garantiza que esta distancia se siempre mínima, y al ser mas continua y uniforme la fuerza de repulsión, se necesita menos corriente eléctrica, y el funcionamiento será mas suave con menos vibraciones. Por otra parte, no pueden ser tan pequeños que los campos magnéticos de un mismo rotor se anulen entre sí. Y también hay que tomar en cuenta la anchura y sección de las bobinas recolectoras.

Si optamos por el modelo de motor 1, de bobinas recolectoras fijas, es conveniente, dejar que estas bobinas giren libremente sobre el mismo eje, de forma que al menos la mitad resistencia magnética si no la mayor parte sea convertida en movimiento de las bobinas recolectoras, y eliminar esta porción de resistencia magnética a la resistencia al avance del motor. Así que el problema admite muchas soluciones.

A todos los modelos se les pueden adoptar disipadores de rozamiento magnético, pero a diferencia del resto de modelos, han de ir necesariamente sobre las bobinas recolectoras. Pero no serán tan efectivos como en los modelos sobre los disipadores que funcionen sobre los imanes generadores. Siendo el efecto mucho mejor en el modelo contrarotatorio, que en el resto. Todo esto se debe a que los imanes generadores, forman parte del motor -son la misma cosa- que impulsa el generador.
Si estuviese integrado con el imán, como en el resto de modelos, al estar compensadas las fuerzas de atracción entre los imanes con las de repulsión de las bobinas, no habría movimiento del elástico conectado al imán, ni tensión apreciable, por lo que no tendría ningún efecto práctico mas que para eliminar vibraciones por defectos en la corriente del motor.
Recuerde además que con electroimanes, la corriente recolectada, serían secuencias incompletas función de la corriente que circula por los imanes. Para obtener un ciclo completo, sinosuidal, se requiere un sincronismo de la frecuencia de giro del rotor, y la de la corriente alterna suministrada a los imanes. Caso contrario, habrá que rectificar un caos de funciones.
Por lo que a nuestro parecer, el modelo mas indicado por los problemas descritos en el resto de la página, resultaría el modelo híbrido o mixto que aparece en la página siguiente.

Todo resulta de que el modelo resultante de estas modificaciones sea práctico. Es decir estas tecnologías, permiten un amplio desarrollo de soluciones que el autor de este artículo no llega siquiera a imaginarse. Un amplio horizonte de investigación se abre con estas inexploradas tecnologías. Así que si quiere usted ganar el premios y honores, ya tiene un territorio virgen para explotar. No somos avariciosos, sabemos que tenemos que dejar algo para los demás.

Un modelo de generador muy avanzado óptimo en ganancia, una tarde de ciencia… PARTE 1

Es un poco lioso el esquema del generador, con tanta línea, pero creo que para quien esté acostumbrado a leer planos, podrá entender los perfiles de los generadores. Los rotores de ambos, que contienen los imanes son contrarrotatorios. Según la primera imagen:

En el primer modelo, las bobinas recolectoras, que han sido reforzadas en ambos casos con hierro dulce, están fijas. O giran libremente para eliminar resistencia magnética a costa de perder un poco de frecuencia.

En el segundo modelo, rotan a la vez que sus electroimanes opuestos. En realidad, la altura del sistema sería menor de la que se podría deducir del esquema. Por supuesto, podríamos apilar estos dispositivos para construir uno equivalente la mostrado en la figura. Se han añadido otras bobinas que siguen el modelo estático para aprovechar mejor la energía, generando aún mas cantidad de corriente. Pero dado su gran coste, no sería muy rentable utilizar demasiados sistemas estáticos de ganancia.

Así que habrá que añadir a cada elemento del sistema un control de capacitancia como el descrito para el modelo estático. De igual forma podemos modificar el primer modelo para generar mas energía.

Nótese que la polaridad de los imanes es paralela a la tangente del rotor. Y las bobinas inducidas recolectoras, perpendiculares a la tangente de rotación -Además permite multiplicar el número de bobinas recolectoras-. Lo que denominamos voltaje según velocidad real, es la función de voltaje ajustada a la rotación de las bobinas, para que sus picos sean síncronos.

Para fabricar las bobinas recolectoras, podemos añadir las vueltas suficientes para obtener un diámetro adecuado, o dividir la anchura, en bobinas mas pequeñas alineadas. Al tener todas las misma función de voltaje, o un múltiplo de esta. si las apilamos, la inductancia es fácilmente contrarrestable. También podemos aislar magnéticamente una bobina con la de al lado para evitar inductancias, Pero si las corrientes están desfasados, incluso incrementamos la energía recolectada (ajustando la capacitancia)

Al cambiar de signo por rotación de un imán con el siguiente, cambiaremos la polaridad del voltaje inducido. Pero hay que recordar que al variar la polaridad de los imanes, y ser unas veces mayor que otras. La corriente obtenida, va cambiar de amplitud tomando como onda portadora equivalente una función senoidal. Según la velocidad de contra rotación, esta onda, podrá estar deformada en amplitud, según el tramo, si no estamos en el óptimo.

Por último, podríamos sustituir uno de los electroimanes por imanes naturales alternando su polaridad (NS NS NS …). Para nuestro diagrama, los electroimanes externos. Este modelo, al tener una baja resistencia magnética al avance, poco rozamiento de fricción, sobre todo si funciona en el vacío, y para finalizar una baja resistencia eléctrica. Obtenemos un eficiente y potente multiplicador ilimitado de energía, compacto y que genera poco calor, lo que es importante para la ecología.